Crítica. Arte y sociedad en un diario argentino. En Fundación Osde
Crítica. Arte y sociedad en un diario argentino. En Fundación Osde

Tras un trabajoso comienzo, en los años 20, Crítica se convirtió en un diario popular y su circulación creció hasta rozar en 1939 la nunca igualada cifra de un millón de ejemplares vendidos. ¿Por qué recordar a Crítica, entre tantos diarios que existieron antes y después? Porque Crítica reflejó las vicisitudes históricas que atravesó la Argentina: el complicado paso del orden conservador a la democracia electoral, con sus traspiés y contradicciones. Porque en sus páginas se vivió la cristalización de Buenos Aires como ciudad moderna y meridiano cultural. Porque Crítica testimonió no solo los grandes acontecimientos políticos que se producían en la Argentina y en el mundo, sino también la vida cotidiana de los lectores, sus costumbres, sus pasiones menudas, así como los cambios incesantes. PorqueCrítica modernizó el periodismo argentino, a tal punto que el lector/espectador de hoy, agobiado por el bombardeo mediático audiovisual, está en condiciones de comprender las claves periodísticas en las que Crítica se anticipó a su tiempo: privilegió los titulares que transformaron la diagramación y la narratividad de la noticias con el uso complementario de fotografías o dibujos. Finalmente, porque Crítica también incorporó una fuerte autorreferencialidad. Es decir, creó su propio mito. El diario de Natalio Botana dio cabida a algunos de los sectores más dinámicos y creativos de las elites culturales. Por sus páginas pasaron escritores como Roberto Arlt o Jorge Luis Borges, y plásticos como Emilio Pettoruti o David Alfaro Siqueiros. En Crítica, la vida de los argentinos y, sobre todo, la vida de la ciudad de Buenos Aires, fue un caleidoscopio animado y vibrante. Hazañas deportivas, visitantes ilustres, crímenes espeluznantes tuvieron colorida repercusión en Crítica, que reflejó la irrupción y muerte de Carlos Gardel, o tragedias conmovedoras como la caída de un tranvía al Riachuelo, una madrugada de 1930. Esta exposición propone una lectura comprensiva y madura de la experiencia de Crítica que supere los esquematismos de la polémica que acompañaron siempre al diario de Botana, combatido sin tregua por unos y otros, al punto de que sus ediciones fueron varias veces secuestradas y sus redactores, e incluso su director, fueron encarcelados. La exposición que presenta Fundación OSDE propone aceptar con adultez los errores de Crítica, tanto como sus aportes y, en un balance, recuperar lo que tal experiencia supuso para la cultura social argentina. Finalmente, esta exposición, a través de sus distintas secciones (deportes, crímenes, música, artes plásticas, teatro y cine), pretende entretener y deleitar. Es decir, revivir algo de lo que sintieron, padecieron y gozaron tantos argentinos que, cada tarde, entre 1913 y 1941, compraron el diario Crítica y se arrojaron a la aventura de sus páginas.                                                                                                                      Álvaro Abós

Subir - Galería de Arte, Venta de Obras de Arte