Felipe Pino en Fundación Osde
Felipe Pino en Fundación Osde
Esta antológica, sin dudas la muestra más grande y exhaustiva dedicada al pintor en nuestro país, se propone reparar, tal como expresa el curador, una deuda histórica con el artista y la historia del arte argentino, poniendo en evidencia su prolífica e inagotable producción. Si bien la exhibición propone un recorrido cronológico por su obra, también es posible realizar lecturas transversales que vinculen las distintas épocas y estilos abordados por el pintor. Pino inicia su carrera en la década del 70, como discípulo de Manuel Álvarez, pero también sensible a la influencia de su entorno y de los grandes nombres de la pintura argentina, con los que tuvo contacto a partir de su trabajo vinculado a la tasación de obras en el Banco Ciudad, tarea a la que se abocó por más de 30 años en paralelo a su profesión. Se destaca de sus primeras abstracciones la intensidad cromática que luego, a mediados de los 70, se multiplicará y hará más compleja, hasta llegar al estallido de color que caracteriza su obra en los años 80. Con el tiempo, Pino llegará a modular el gesto y el color para lograr con ello la construcción de inesperadas ambientaciones y esquemáticos personajes que dominan su producción de los años 90. El artista inaugura así lo que para Stupía es una nueva etapa, que anticipa estos últimos años del pintor, en pleno combate y, más que nunca, al comando de sus inagotables recursos. Es importante señalar, como se expresa en la biografía incluida en el catálogo, el carácter político que adquiere la obra de Pino cuando se la piensa a lo largo de los distintos contextos históricos que atraviesa. Carácter que se ve expresado tanto por una primera etapa de trazo expresivo, donde la convulsión política de los 70 se manifiesta en la pincelada nerviosa y activa de nuestro artista, como así también hacia finales de los 90 y en el transcurso de la primera década del 2000, con una clara actitud satírica hacia el clima político contemporáneo. Obras testigo de este momento son El fondo obliga (2002), La vaca de oro (2009), o El candidato (2011), donde la ironía describe las identidades presentes en la realidad política local. La cultura de masas ritmará en estos últimos años, una acelerada producción que encontrará en el universo de las anécdotas, una fuente para sus personajes e historias.
Subir - Galería de Arte, Venta de Obras de Arte